Canale D'Agordo

 

 

Albino Luciani

 

Nació en Forno di Canale (ahora Canale D'Agordo), diócesis de Belluno, Italia, el 17 de octubre de 1912 . Sus padres fueron : Giovanni Luciani y Bortola Tancon.

 

Los hijos del matrimonio eran cuatro : Albino, Edoardo y Nina (y otro hermano fallecido a corta edad, Federico). Edoardo, actualmente, vive en Canale con su esposa, Antonietta Marinelli, y tienen 9 hijos. Nina es viuda de Ettore Petri y tiene 2 hijos.

 

  La niñez de Albino se desarrolló entre la belleza de los valles y montañas de su hogar natal, pasando penurias durante la Primera Guerra Mundial, conociendo de cerca la pobreza. Era un chico inquieto, recio y vivaz . A los 10 años, nació su vocación sacerdotal gracias a la predicación de un fraile capuchino. En 1923, ingresó en el seminario menor de Feltre.

 

 

 


Belluno

 

 

En 1928, Albino Luciani ingresó en el seminario de Belluno. El 7 de julio de 1935 recibió la ordenación sacerdotal.

 

 

Se desempeñó como capellán en la parroquia de su pueblo natal y luego en la de Agordo, donde también enseñó religión en el Instituto Técnico Minero.

 

 

En 1937, fue nombrado Vicerrector del seminario de Belluno. Fue profesor de Teología Moral y Dogmática, de derecho Canónico e Historia del Arte.

 

 

En 1947, obtuvo el Doctorado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

En 1949, organizó el Congreso Eucarístico de Belluno y apareció su libro " Catequesis en migajas ".

 

 

En 1954, fue nombrado Vicario general de la diócesis de Belluno.

 

 


Vittorio Veneto

 

 

El 15 de diciembre de 1958 fue nombrado obispo de Vittorio Veneto. Recibió la consagración episcopal el 27 de diciembre de 1958 de manos de Su Santidad, el Papa Juan XXIII, en la Basílica de San Pedro. Durante 11 años ejerció su ministerio en esta diócesis. En 1962, inició su participación en el Concilio Vaticano II.

 

" Estoy pensando en estos días que conmigo el Señor actúa un viejo sistema suyo : toma a los pequeños del fango de la calle y los pone en alto;  toma a la gente de los campos, de las redes del mar, del lago, y hace de ellos apóstoles. Es su  viejo sistema. Ciertas cosas el Señor no quiere escribirlas ni en el bronce, ni en el mármol, sino hasta en el polvo, de modo que, si queda la escritura sin descompaginarse, si dispersarse por el viento, esté bien claro que todo es obra y todo es mérito solamente del Señor (...). En este polvo, el Señor ha escrito la dignidad episcopal de la ilustre diócesis de Vittorio Veneto ".

( De la homilía pronunciada el 4/1/59 )

                         

 


Venecia

 El 15 de diciembre de 1969 fue nombrado Patriarca de Venecia. El Papa Paulo VI lo creó Cardenal del título de  San Marcos el 5 de marzo de 1973. Durante 3 años (1973-1976) fue vicepresidente de la Conferencia Episcopal Italiana. Participó en los Sínodos de los Obispos de 1971,1974 y 1977. En 1976  apareció su libro " Illustrissimi ", recopilación de cartas dirigidas a los más variados personajes de la historia y de  la ficción literaria.

 

" Personalmente, cuando hablo  solo con Dios y la Virgen, más que adulto prefiero sentirme niño. La   mitra, el solideo, el anillo desaparecen; mando de vacaciones al adulto y también al obispo (...), para abandonarme a la ternura espontánea que tiene un niño delante de papá y mamá (...). El rosario, oración simple y fácil, a su vez, me ayuda a ser niño y no me avergüenzo de ello en  absoluto ".

 

( De " Mi rosario " )

 

 

Ciudad del Vaticano

 

 

El 26 de agosto de 1978, en un cónclave que duró un día, fue elegido como 263º sucesor de San Pedro tomando un nombre doble por primera vez en la historia de los Papas. Su ministerio oficial comenzó el 3 de septiembre sucesivo, con una Misa celebrada en la Plaza de San Pedro. Regresó a la Casa del Padre el 28 de septiembre de 1978, treinta y tres días después de su elección.

"Amar significa viajar, correr con el corazón hacia el objeto amado (...) Amar a Dios es, por tanto, viajar con el corazón hacia Dios. Un viaje bellísimo (...) El amor a Dios es también viaje misterioso, es decir, uno no lo emprende si Dios no toma la iniciativa primero (...) Ésto quiere decir, amar a Dios no poco sino muchísimo; no detenerse en el punto a que se ha llegado sino, con su ayuda, avanzar en el amor ".

( Homilía de la audiencia general del 27/9/78 )

 

 


Home | Galería fotográfica | Biografía | La familia del Papa | Nota de la autora | Links | Beatificación | Bibliografía | Anécdotas | La voz del Papa | Por los caminos de Dios | El cónclave | Juan Pablo I y la prensa | Enseñanzas | Trabajando juntos

 

GCM 2000